viernes, junio 12, 2009

¡Dibujad!

Esta es una entrada especial: de todos mis dibujos, estos son los más antiguos que aún conservo. Debía de tener unos cuatro o cinco años cuando los hice. Creo que por aquella época ya dibujaba continuamente.Dibujar siempre me ha hecho sentir bien. No me refiero a la satisfacción que sucede al trabajo terminado, y que no siempre se da, sino a lo que me sucede mientras estoy dibujando. Puedo dibujar en casi cualquier estado, excepto enfadado, lo que puede dar una pista de a qué sensación me refiero.

Pau Iriarte y Quim Fuster están rodando, contra el viento y la marea que todos sabemos, un interesantísimo documental que tiene como punto de partida un grupo de afectados de esquizofrenia que asisten a un taller de pintura, en el que ésta se revela como una herramienta para enfrentarse a su enfermedad.
El potencial terapéutico del dibujo y la pintura es, para mí, tan evidente, que está fuera de toda discusión; lo que sí me resulta incomprensible es por qué su práctica sigue siendo minoritaria en la edad adulta.

He escuchado muchas veces a la gente suspirar por el deseo de poder disfrutar del dibujo, pero aunque he recomendado hasta la fecha a más de una veintena de personas un camino para el aprendizaje rápido, sencillo, cómodo, y de eficacia contrastada, no me consta que ninguna de esas personas haya dado siquiera el primer paso.
El aprendizaje del dibujo tiene, además, una ventaja sobre otras aficiones como, digamos, la neurocirugía, el paracaidismo, la lidia, o la caza mayor: por muy grandes que resulten los primeros fracasos, no suponen, realmente, una gran pérdida.


9 comentarios :

Aitana dijo...

No se enfada usted mucho.

Patto dijo...

Cuando dibujo es como estar en un pequeño trance, muy disfrutable, muy recomendable!
Todos deberían dibujar un poco más,
sí señor,
un gran conejo digo consejo!

Julio dijo...

Hola, es la primera vez que leo este blog. Perdona si la pregunta está fuera de lugar, pero ¿cuál es ese "camino para el aprendizaje" del que hablas? A veces me gustaría aprender a dibujar pero no sé por dónde empezar.

Lucía dijo...

Geniales, el tercero me encanta :D
Los adultos no suelen dibujar porque, en ésta sociedad en la que vivimos, nos hacen creer que es cosa de niños y personas que valen para ello. También los hay que no quieren escuchar el 'lo haces mal' o 'qué feo'. Yo estoy muy a favor del Arte marginal.

victorzurdo dijo...

"APRENDER A DIBUJAR CON EL LADO DERECHO DEL CEREBRO", de BETTY EDWARDS, Julio, mano de santo.
Sí, Lucía, la gente tiene miedo a que les digan que lo hacen mal cuando dibujan, pero los políticos, directores de programación de TV, diseñadores, jueces, y tantos otros ya han perdido la vergüenza y el miedo al juicio ajeno. ¡Los demás también podemos!

Lucía dijo...

Ya te digo, hay muchos políticos y demás perdiendo la vergüenza a cambio de dinero... pero si se trata de dibujar por placer, a no ser que vayas a una academia, la gente no le encuentra el sentido. Una pena. A mí un día me dió por hacer vídeos, y la gente me animaba con '¡pero si no has estudiado comunicación audiovisual!, ¿a dónde crees que vas?, no tienes ni idea, anda que no te falta, déjalo amateur, etc.'. A mí eso no me frena, pero parece que es la mentalidad general. ¡Dibujad, malditos!

Tania y Adam dijo...

que molones, Victor!
nadando con ballenas?
ay! tens tota la rao!!!!! Let´s draw!!!!

Julio dijo...

Bueno, Victor, he dado el primer paso, que es empezar a leer el libro y hacer esos primeros dibujos que provocan más escepticismo que otra cosa (bueno, la mano no me ha salido mal del todo), pero en fin, el libro tiene muy buena pinta y lo que cuenta sobre las distintas formas de pensar de cada lado del cerebro me está gustando mucho.

Muchísimas gracias por tu sugerencia.

losimo dijo...

Comentarte que el nombre del director és: Pau Itarte. ;)

Un saludo y felicidades por el blog.