jueves, enero 12, 2017

Virtudes de la ficción

 
Se me dirá que es una desgracia ser engañado, pero yo digo que no; la verdadera desgracia es que no le engañen a uno.
Grande error es creer que la dicha humana depende de las cosas mismas, cuando la realidad es que únicamente se basa en el concepto que de ellas tenemos formado.
Las cosas son tan varias y tan oscuras en sí, que no nos es posible saber nada de una manera cierta, como ya lo tienen muy bien dicho los platónicos, por cierto los menos impertinentes de todos los filósofos, y cuando se sabe alguna cosa es seguro que mengua la alegría de vivir, pues de tal manera está compuesto el espíritu humano que le es mucho más grata la ficción que la verdad.
Elogio de la Locura
Erasmo de Rotterdam
Ediciones Ibéricas
Madrid 1959

martes, diciembre 20, 2016

Necesidad de las fiestas

 -Todo lo que hiciste anoche fue una torpeza -dijo-. En primer lugar, fuiste a una fiesta a matar el tiempo, como si hubiera tiempo que matar. Eso te debilitó.
 -¿Quiere usted decir que no debo ir a fiestas?
 -No, no digo eso. Puedes ir donde se te antoje, pero si vas, debes aceptar la resposabilidad de ese acto.
Un guerrero vive su vida estratégicamente. Sólo asiste a una fiesta o a una reunión así, en caso de que su estrategia lo pida.
Eso significa, desde luego, que tiene un dominio total y realiza todos los actos que considera necesarios.
Viaje a Ixtlán.
Las lecciones de Don Juan.
Carlos Castaneda
Fondo de Cultura Económica
Madrid 2002

martes, noviembre 08, 2016

Coartada de algo peor

 
La pasión del público por la justicia me resulta aburrida y artificial, porque ni a la vida ni a la naturaleza les importa que se haga o no justicia.
El público, al menos el público en general, quiere presenciar el triunfo de la ley, aunque al mismo tiempo le gusta la brutalidad. Sin embargo, la brutalidad debe estar en el bando bueno.
Los héroes-detectives deben ser brutales, sin escrúpulos sexuales, pueden pegar patadas a las mujeres, y seguir siendo héroes populares, porque se supone que andan persiguiendo algo peor que ellos mismos.
Suspense
Cómo se escribe una novela de intriga
Patricia Highsmith
Círculo de Lectores
Barcelona 1987

lunes, octubre 31, 2016

Un mecanismo eficiente

El olvido, al igual que la memoria, es posible gracias a la acción conjunta de varias configuraciones narrativas que moldean la identidad de los protagonistas de un acontecimiento al tiempo que le dan forma a los contornos de los sucesos.
La reducción de un movimiento de masas a los itinerarios individuales de los denominados líderes, portavoces o representantes (sobre todo si todos estos representantes han renunciado a sus "errores del pasado") es una vieja táctica de confiscación cuya eficacia se ha puesto a prueba en más de una ocasión.
Limitada de esa forma, toda revuelta colectiva pierde carácter incisivo; se queda en poco más que la angustia existencial de los destinos individuales.
La insurrección restringe así al dominio de unas pocas "personalidades" a las que los medios conceden innumerables ocasiones de revisar o reinventar anteriores motivaciones.
Mayo del 68 y sus Vidas Posteriores
Ensayo Contra la Despolitización de la Memoria
Kristin Ross
Ediciones Acuarela
Boadilla del Monte (Madrid), marzo 2008

jueves, septiembre 22, 2016

La invención del marginado

Ese gesto que proscribe es tan súbito como el que había señalado a los leprosos; pero como en el caso de aquél, su sentido no puede obtenerse de su resultado.
No se había expulsado a los leprosos para contener el contagio; hacia 1657, no se ha internado a la centésima parte de la población de París para liberarse de los "asociales".
El gesto, sin duda, tenía otra profundidad: no aislaba extraños desconocidos, y durante largo tiempo esquivados por el hábito; los creaba, alterando rostros familiares en el paisaje social, para hacer de ellos rostros extraños que nadie reconocía ya.
Provocaba al extraño ahí mismo donde no lo había presentido; rompía la trama, destrababa familiaridades; por él, hay algo del hombre que ha quedado fuera de su alcance, que se ha alejado indefinidamente en nuestro horizonte.
En una palabra, puede decirse que ese gesto fue creador de alienación.
Historia de la Locura en la Época Clásica I
Michel Foucault
Fondo de Cultura Económica
Buenos Aires 1990

domingo, agosto 28, 2016

Aliados

 Con dos años, dos flores
cumples ahora.
Dos alondras llenando

toda tu aurora.

Niño radiante :
va mi sangre contigo

siempre adelante.
Sangre mía, adelante,

no retrocedas.
La luz rueda en el mundo, 
mientras tú ruedas.
 Todo te mueve, 
universo de un cuerpo 
dorado y leve.

Herramienta es tu risa, 
luz que proclama

la victoria del trigo 
sobre la grama.
Ríe. Contigo 
venceré siempre al tiempo 
que es mi enemigo.
Miguel Hernández
del Cancionero y Romancero de Ausencias
Ctdo. en
Últimas Ausencias Para un Niño
Algunas Notas a Dos Cuentos de Miguel Hernández

José Carlos Rovira
Palas Atenea Ediciones
Madrid 1988

sábado, julio 23, 2016

Fuerza y flaqueza de la fe

 
La mayor parte de nuestra conducta es religiosa. Apenas importa que seamos creyentes verdaderos o ateos.
Es un hecho que no existe suficiente conocimiento para basar nuestra visión del mundo por entero en la ciencia. Nos zambullimos en el mar ignoto de la experiencia y creemos lo suficiente en nosotros para superar los desastres imprevistos. Creer es necesario para intentar cualquier cosa fuera de lo común.
Y la triste verdad es que la religión organizada desalienta las conductas que se salen de lo común, a fin de que la mayoría de los creyentes no intente ataques trascendentales, que estremezcan los paradigmas, contra ideas inculcadas.
Los 13 sueños que Freud nunca tuvo.
La nueva ciencia de la mente.
J. Allan Hobson
Fondo de Cultura Económica
México 2007

viernes, junio 10, 2016

Decrecimiento

 
Motor cars, handle bars,
Bicycles for two.
Broken hearted jubilee.

Parachutes, army boots,
Sleeping bags for two.
Sentimental jamboree.

Buy! buy! Says the sign in the shop window.
Why? why?
Says the junk in the yard.
   
Candlesticks, building bricks,
Something old and new.
Memories for you and me.

Buy! buy!
Says the sign in the shop window.
Why? why?
Says the junk in the yard
Paul McCartney
McCartney
Apple Records/EMI 1970