viernes, junio 10, 2016

Decrecimiento

 
Motor cars, handle bars,
Bicycles for two.
Broken hearted jubilee.

Parachutes, army boots,
Sleeping bags for two.
Sentimental jamboree.

Buy! buy! Says the sign in the shop window.
Why? why?
Says the junk in the yard.
   
Candlesticks, building bricks,
Something old and new.
Memories for you and me.

Buy! buy!
Says the sign in the shop window.
Why? why?
Says the junk in the yard
Paul McCartney
McCartney
Apple Records/EMI 1970


martes, mayo 03, 2016

El refugio de ocuparse

-[...] Las cosas que la gente hace son los resguardos contra las fuerzas que nos rodean; lo que hacemos como gente nos da consuelo y nos hace sentirnos seguros; lo que la gente hace es por cierto muy importante, pero sólo como resguardo.
 Nunca aprendemos que las cosas que hacemos como gente son sólo resguardos, y dejamos que dominen y derriben nuestras vidas. De hecho, podría decir que para la humanidad, lo que la gente hace es más grande y más importante que el mundo mismo.
-¿A qué llama usted el mundo?
-El mundo es todo lo que está encajado aquí -dijo, y pateó le suelo-.
La vida, la muerte, la gente, los aliados y todo lo demás que nos rodea. El mundo es incomprensible. Jamás lo entenderemos; jamás desenredaremos sus secretos.
Por eso debemos tratarlo como lo que es: ¡un absoluto misterio!
Una Realidad Aparte
Nuevas Conversaciones con Don Juan
Carlos Castaneda
Fonde de Cultura Económica
Madrid 2002

miércoles, marzo 09, 2016

Necesidad de extravagancias

No ser conformistas, no vestir los trajes clásicos de su público, sino dejarse crecer el cabello e incluso no lavárselo, hacer gestos estrafalarios, romper cristales, luchar, gritar y tirarse por las escaleras.
Cuando se les vea actuar así, -sin respetabilidad, incluso sin decoro-, entonces se sabrá que algo va a ocurrir en ese grupo, algo perturbador, algo irregular, algo valiente y sincero.
El biólogo nos dice que el progreso es el resultado de mutaciones. Mutación es sinónimo de extravagancia.
Por el amor de Dios, un poco más de comportamiento extravagante, no menos.
Tal vez el 90% de las extravagancias no sean sino meras extravagancias, ridículas y patéticas, que no conduzcan a ninguna parte y no sirvan más que para crear dificultades.
Pero si las eliminamos -imponiendo la pauta del conformismo-, nadie en América será nunca realmente joven y nos quedaremos de pie en el punto muerto de la nada.

Piezas cortas
Tennessee Williams
Alianza Editorial
Madrid 1970

viernes, febrero 19, 2016

Sed títeres

Lo terrible es hasta qué punto ya no se puede decir nada... Nietzsche, Schopenhauer y Spinoza no serían aceptados hoy.
Lo políticamente correcto, con la magnitud que ha adquirido, hace inaceptable casi toda la filosofía occidental.
Hay cada vez más cosas sobre las que es imposible pensar. Es aterrador. [...]
Es un proyecto que se sostiene: una humanidad indiferenciada, plana. Sólo que intentan crearla mediante la castración, mediante la obligación, y así no puede funcionar.
No sé lo que puede ser la humanidad, pero en el momento presente se han impuesto normas excesivas sin aportar a cambio satisfacciones reales. ¿Qué gano con ser políticamente correcto? Ni siquiera me prometen setenta y dos vírgenes. Sólo prometen que podré seguir jorobándome, que podré comprar polos Ralph Lauren...
"Entretien avec Christian Authier"
L'Opinion indepéndante, enero de 2002
Recopilado en
Intervenciones
Michel Houellebecq
Anagrama, Colección Argumentos
Barcelona 2011

viernes, enero 15, 2016

Mirada marciana

Sóc asocial, no suporto els grups, m’estimo més parlar poc amb la gent. Aquesta sensació de no entendre com funcionen les coses em ve de fàbrica. Per tant, no ho sé.
Un relat que parlés d’una relació entre una parella, per exemple. Doncs en faig una descripció freda perquè jo mateix no entenc què és una relació. No entenc què són certes coses. No entenc què és la felicitat, no entenc què és l’amor. Puc entendre la passió, això sí que ho entenc claríssimament. Però no entenc gaire l’amistat.
Hi ha moltes coses que no entenc. Per això suposo que escric i que allò que observo no ho acabo d’entendre. Per això hi ha aquesta mirada de marcià.

lunes, diciembre 21, 2015

Orígenes de la corrupción

 
33. ¿Por qué os sorprende, vilísimos meollos, o mejor dicho, borregos forenses, o más exactamente, buitres con toga,  por qué os sorprende que los jueces de hoy, todos sin excepción, vendan a precio de oro sus sentencias, cuando ya en los orígenes del mundo hubo corrupción por favoritismo en un litigio entre dioses y mortales?
¡Y era la primera sentencia, de un juez además puesto por Júpiter, con toda su sabiduría! Pue sbien, el campesino, el pastor, por satisfacer un capricho amoroso, vendió la justicia, aunque ello arrastrara la ruina de toda su estirpe.
Y, por Hércules, se repite el caso en otros juicios posteriores celebrados entre los más ilustres capitanes aqueos: por ejemplo, cuando falsas acusaciones hacen que se condene por delito de traición al sabio y valeroso Palamedes; cuando, ante el gran Áyax, guerrero de sin igual bravura, se da la palma del valor al mediocre Ulises.
Y ¿Cómo calificar aquel juicio que emitieron ante los atenieneses sus agudos legisladores y sus maestros en toda clase de ciencia? ¿No hubo un anciano con doctrinas divinas, proclamado por el dios de Delfos como el más sabio de los mortales, que sucumbe ante la intriga y envidia de una abominable facción? Acusado de corromper a la juventud, cuando en realidad moderaba sus impulsos, ¿no murió condenado a beber el jugo de una planta venenosa?

Ello constituye para sus ciudadanos una mancha de eterna ignominia, pues aun hoy en día hay eminentes filósofos que profesan su sublime doctrina y juran por su nombre en inmeso afán de felicidad.
El asno de oro
Apuleyo
Editorial Gredos
Madrid 2010

jueves, diciembre 03, 2015

Revolución interna

KEEN: El mundo cambia, pero ¿qué ocurre con el mundo externo?
Podemos revolucionar la conciencia individual sin tocar las estructuras sociales que han creado nuestra alienación.
¿Existe algún lugar en su pensamiento para la reforma política y social?
CASTANEDA: Yo nací en Latinoamérica, donde los intelectuales están constantemente hablando de revoluciones políticas y sociales y donde se tiran montones de bombas.
Pero la revolución no ha cambiado demasiado.
No hace falta mucho valor para colocar una bomba en un edificio, pero para dejar de fumar, detener la ansiedad o el diálogo interno, tiene uno que rehacerse.
Ahí es donde empieza la reforma real.
Entrevista de Sam Keen: Aprendiz de Brujo
reproducido del "Psycology Today" diciembre 1972 en
Castaneda a Examen
Debate en Torno al Autor de "LAs Enseñanzas de Don Juan"
Theodore Roszak, Joyce Carol Oates, Joseph Chilton Pearce y otros
Editorial Kairós
Zamora 1977

viernes, septiembre 11, 2015

Seriedad Limitada

173. He aquí cómo [Amasis] despachaba sus asuntos: desde el amanecer hasta la hora en la que se llena el ágora trataba con interés los problemas que le eran presentados.
Pero en tal hora se ponía a beber, tomaba el pelo a sus invitados y se manejaba de manera chistosa.
Enojados por esto, sus amigos intentaron ponerle en razón; le dijeron: "Rey, tú a ti mismo no te riges bien, porque desciendes a bajezas excesivas; deberías sentarte augusto en tu augusto trono, y despachar durante el día tus asuntos.
Entonces los egipcios sabrían que los gobierna realmente un hombre grande y tú gozarías de una mejor fama. Tu conducta de ahora no tiene nada de regia."
Y él les contestó: "Quien tiene un arco lo tiende sólo cuando lo necesita, y cuando ya lo ha usado lo distiende. Pues, si los arcos estuvieran tensos durante todo el día, se rajarían, y nadie podría usarlos cuando la cosa precisara.
Ésta es la condición del hombre, si se ocupara conjuntamente de temas serios, sin abandonarse, alternativamente, a una diversión, acabaría loco o estúpido sin darse cuenta." Esto es lo que respondió a sus amigos.
Libro III Talía
Historia
Herodoto
Traducción de Manuel Balasch
Ediciones Cátedra - Letras Universales
Madrid 2011