lunes, julio 24, 2017

Primer paso

 
Stars shining bright above you
Night breezes seem to whisper "I love you"
Birds singin' in the sycamore tree
Dream a little dream of me.

Say "nighty-night" and kiss me
Just hold me tight and tell me you'll miss me
While I'm alone and blue as can be
Dream a little dream of me.
Stars fading but I linger on, dear
Still craving your kiss
I'm longing to linger till dawn, dear
Just saying this

Sweet dreams till sunbeams find you
Sweet dreams that leave all worries behind you
But in your dreams, whatever they be
Dream a little dream of me.
Gus Kahn/Fabian Andre y Wilbur Schwandt
The Mammas & The Papas
The Mammas & The Papas
ABC/Dunhill Records – DS-50031
US 1968

viernes, junio 23, 2017

Una arruga en la barbilla o la llama eterna

 
[La «piedra de vetas»] era esta una piedra que decían durísima, pero porosa como una esponja, y que tenía el tamaño de un huevo y la forma de una almendra. [...] Bastaba ponerle una torcida y encender, para que diese una llama blanca como la leche, que duraba eternamente.
 El mendigo encendió un candil, y yo vi una llamita blanca, luminosa. Era la piedra de vetas. Entonces le conté cómo mi padre había codiciado siempre aquella piedra, y el mendigo, que era generoso, me la dio. Apenas pude dormir aquella noche, y a la mañana siguiente tomé el camino de vuelta. Llegué a mi casa gritando: «¡Padre, padre!»
Pero al entrar en el cuarto de mi padre vi que había muerto. Todos estaban alrededor de él, quietos y callados. Ni siquiera miraron cuando yo entré. Mi padre estaba tendido sobre una mesa, envuelto en una venda blanca y se le veía tan solo la cara. Tenía la boca abierta como un viejo pez y la luz de cuatro lámparas de aceite brillaba en la rendijita vidriosa de sus ojos entreabiertos.
No miré más, y me fui a llorar con la cara envuelta en una cortina morada que había en mi casa, que era la cortina donde lloraba siempre.
El maestro levantó la vista y miró el fuego que Alfanhuí había encendido para él. Luego continuó:
—Algunos días después de que lo hubieran enterrado escogí yo la lámpara más bonita que pude hallar y preparé un candil con la piedra de vetas para llevarlo al camposanto.
Mi padre dormía en una cueva, debajo de tierra, metido en una urna de cristal. Sin que nadie me viera entré allí y colgué la lámpara en la pared, a la cabecera. Luego la encendí con la que traía y miré el rostro de mi padre a la luz de la llamita blanca.
Industrias y Andanzas de Alfanhuí
Rafael Sánchez Ferlosio
Biblioteca Básica Salvat
Madrid 1970

jueves, abril 20, 2017

La maldición virtuosa

Hesíodo y Solón, los testimonios occidentales más antiguos, ven en él [trabajo] la fuente principal de dignidad y cumplimiento, una bendición que permite al "hombre común" ser heróico sin recurrir a hazañas bélicas.
La leyenda de Adán y Eva, en cambio, lo considera la principal maldición humana, sin duda porque en el mundo mediterráneo empezaba a imponerse su prestación involuntaria [Tripalium, el aspa de tres palos usada para crucificar a esclavos rebeldes, es la raíz etimológica de trabajo y travail. El work inglés y el werk alemán apuntan a "actividad", como el ergon griego.], a través de una sociedad esclavista que escinde otium y negotium, reservando lo primero al bien nacido.
La sociedad comercial demolió poco a poco ese inmovilismo a través de adictos al trabajo voluntario, presididos por el diligente puritano, y es en la segunda mitad del siglo XIX cuando el workaholic aparece denunciado por primera vez como prototipo del agonismo burgués.
Lafargue argumenta entonces el derecho a la pereza, interpretando en esos términos lo que su suegro Marx ha planteado al definir la sociedad comunista como aquella orientada a lograr el "mínimo de trabajo social".
 Los Enemigos del Comercio
Una Historia Moral de la Propiedad III
Antonio Escohotado
Espasa libros, S.L.U.
Barcelona 2013

martes, febrero 14, 2017

Jugar

En el perímetro de lo sagrado la seriedad pertenece a símbolos y jerarquías.
En el juego -que atrae no solo lo humano sino al resto de los animales- la seriedad se aplica a adquirir destreza y resistencia, cosa a su vez imposible sin reflexión y trabajo.
Está en su naturaleza santificar los procedimientos, no la meta, aportando un concepto de la derrota donde jugar y ganar no se confunden jamás. La victoria resulta inseparable de algo obtenido con fair play, y excluye por tramposo a quien mezcle reglas de juegos distintos.
Con los nuevos tiempos, en realidad, va pareciendo cada vez menos honorable imponerse solo por la fuerza.
Los Enemigos del Comercio
Una Historia Moral de la Propiedad
I Antes de Marx
Antonio Escohotado
Espasa libros, S.L.U.
Barcelona 2008

jueves, enero 12, 2017

Virtudes de la ficción

 
Se me dirá que es una desgracia ser engañado, pero yo digo que no; la verdadera desgracia es que no le engañen a uno.
Grande error es creer que la dicha humana depende de las cosas mismas, cuando la realidad es que únicamente se basa en el concepto que de ellas tenemos formado.
Las cosas son tan varias y tan oscuras en sí, que no nos es posible saber nada de una manera cierta, como ya lo tienen muy bien dicho los platónicos, por cierto los menos impertinentes de todos los filósofos, y cuando se sabe alguna cosa es seguro que mengua la alegría de vivir, pues de tal manera está compuesto el espíritu humano que le es mucho más grata la ficción que la verdad.
Elogio de la Locura
Erasmo de Rotterdam
Ediciones Ibéricas
Madrid 1959