domingo, marzo 14, 2010

Antídoto contra lo terriblemente extraño


Old friends, old friends sat on their parkbench like bookends.
A newspaper blowin' through the grass
falls on the round toes of the high shoes of the old friends.

Old friends, winter companions, the old men
lost in their overcoats, waiting for the sun.
The sounds of the city sifting through trees
settles like dust on the shoulders of the old friends.
Can you imagine us years from today, sharing a parkbench quietly?
How terribly strange to be seventy.

Old friends, memory brushes the same years, silently sharing the same fears.



Old Friends
Simon & Garfunkel
Bookends
Columbia 1968

5 comentarios :

Ab dijo...

los dos primeros sitios los conozco, los otros los sospecho.
K bonito es saber k tienes raices, y más cuando nunca supiste k las tenias.
Bss

sillón ñ dijo...

En un mensaje de móvil, pase, pero esas abreviaturas (por llamarlas de alguna forma)me matan.
Llamadme antiguo.

victorzurdo dijo...

Es maravilloso encontrar raíces, Ab, y aún más encontrarlas en diferentes sitios.
El tercer sitio deberías conocerlo todavía mejor que los anteriores. Sólo te diré que el árbol es un peral.
Y sí, sillón ñ, tiene usted razón, como siempre; por ser de uso común, no es más justificable. Si eso es ser antiguo, llámenmelo a mí también.

Aitana dijo...

Ays... (suspirito)

Ab dijo...

Muy buenas señor ñ. K sepa usted, k yo unicamente sustituyo las ks, el resto de letras las pongo todas. En los sms si k pongo abreviaturas k unicamente entiende la chikilleria.
Alguien, hace algun tiempo, me llamó macarra. Me hizo gracia, y no voy a cambiar mi forma de escribir, me gustan mis ks.
Pero si dada su edad, hay algo k no entiende, no dude en preguntarme k con mucho gusto le traduzco.
Hace la friolera de 25 años k no veo ese peral. Al final la antigua voy a ser yo!!!!